“Raw Meat” (Gary Sherman, 1973)


Sinopsis: En los subterráneos de Londres se suceden numerosas desapariciones. Una pareja y un detective de policía descubren que allí habita una sociedad caníbal. (FILMAFFINITY)

by John M. Miller  / Fuente: tcm.com

Raw Meat (1973) (titled Deathline in its original British release) is an intelligent horror film which on the surface seems to regurgitate several of the familiar tropes of the genre: there is a desperate killer who strikes in a dark, remote location; a personified horror whose origin revels something even darker in the nature of mankind as a whole; a symbol of authority who attempts to root out the evil; and an abduction of a young beauty by a horrendous “beast.” These elements, however, play out in surprising and non-traditional ways, with moments of shocking horror followed by scenes that mix tenderness with repulsion. The movie surprises because both reactions are elicited by the same unforgettable character, named in the credits only as “the ‘Man'” – one of the most pathetic and pitiable homicidal maniacs in the history of film.

An unexpected music score — a throbbing and unsettling bump-and-grind strip-club selection – opens the film as a bowler-hat-wearing “gentleman” is frequenting a neon-soaked corner of the Soho district of London. This example of the upper crust (James Cossins) exits a club and heads for the Russell Square Station of the London Underground – the Tube. He propositions a lone woman on the platform and is kneed in the crotch for his crude remarks. Now alone on the platform, the man is approached by something more sinister. Later, two students – American Alex Campbell (David Ladd, son of matinee idol Alan Ladd) and Londoner Patricia Wilson (Sharon Gurney) – exit the train and see the man slumped on the steps. Alex does not want to get involved (“In New York you walk over these guys”), while Patricia is more compassionate (“He might be a diabetic – see if there’s a card in his wallet”). The couple discovers that the victim is James Manfred, OBE; they fetch a policeman, but when they return to the steps, Manfred is gone. This disappearance triggers a high-level investigation by the working-class Inspector Calhoun (Donald Pleasence), assisted by Detective Sergeant Rogers (Norman Rossington). An analysis of the history of the tube station sheds little light on any possible culprits in the recent murders and disappearances. When this particular section of the tube system was being built in 1892, a cave-in trapped eight men and four women in a cavernous area where a railway was being laid. Rather than launch a rescue attempt, the railway company wrote off the victims for dead. In fact, some survived – on rats and tunnel victims, no doubt – and bred a few generations worth of hidden underground dwellers. There are only two survivors left, the “Man” (Hugh Armstrong) who tends to his dying, pregnant mate (June Turner).

Though a British film, Raw Meat was the feature debut of American director Gary Sherman, who began his career making shorts, commercials, and TV Specials in his native Chicago. Raw Meat is confident and accomplished; the story is Sherman’s and he manages two linked, complementary storylines, each very different in tone. Above ground, British class differences are played out and satirized through the sardonic words and actions of Inspector Calhoun, while in the underground the struggle is for survival, as base emotions and instincts are tested and played out in their most raw state.

In one amazing dialogue-free shot, clocking in at over seven minutes, the viewer is shown the fate of the missing man in the tube station as well as the dire circumstances of the Underground dwellers. The shot, accomplished with a constantly moving camera, is the sort of audacious undertaking that an ambitious first-time director might be expected to attempt, but it is entirely successful in establishing mood as well as displaying – in the most compact but graphic way – the accumulated handiwork of eighty years worth of ghoulish desperation and cannibalistic depravity. Accompanying the almost unimaginable imagery is a soundtrack of dripping liquids, disembodied heartbeats, moaning, and an aural flashback to the horrible cave-in that trapped the original wretches. Interestingly, the British studio Amicus had recently produced two adaptations of the notorious American EC horror comic books of the 1950s, in the anthologies Tales from the Crypt (1972) and The Vault of Horror (1973). While those films captured the tongue-in-cheek humor of the original stories, it was Raw Meat that more effectively brings to life the quintessential EC yarns drawn by “Ghastly” Graham Ingels, peopled by pathetic ghouls and unspeakable scenes of putrescence, disease, and festering decay.

 

The tone of Raw Meat, like the plot, effortlessly shifts from the gruesome to the arch, thanks in large part to a wonderful performance by Donald Pleasence as Inspector Calhoun. The veteran actor takes what could have been a stock character and presents a fully rounded, spirited – though somewhat reluctant – working-class official. Highly intelligent, Calhoun is cynical and sardonic but shows himself to be a creature of habit, demanding his tea at the proper times. In thorough contrast to the horrors of existence that the “Man” suffers in the tube station, Calhoun grouses at the extreme inconvenience of having his beverage made with teabags and makes a point to stab the bag with a dart and plop it with disdain on the floor. One stark scene becomes a battle of wills between Calhoun and Stratton-Villiers, a stuffy upper-class MI5 Agent played in an amusing cameo by a strident and stiff-as-a-board Christopher Lee.

dl

In a lengthy review of Raw Meat that appeared in the Village Voice, Robin Wood has high praise for the film, saying it “…vies with Night of the Living Dead (1968) for the most horrible horror film ever. It is, I think, decidedly the better film: more powerfully structured, more complex, and more humanly involved. Its horrors are not gratuitous; it is an essential part of its achievement to create, in the underground world, the most terrible conditions in which human life can continue to exist and remain recognizably human.” Wood observes that the structure of the film “…is strong without being schematic; one can’t talk of allegory in the strict sense, but the action consistently carries resonances beyond its literal meaning.” Wood sees several intentional parallels between the Underworld and the “Over-world”; for example, “the desperate, totally committed need of the underground cannibal for his dying wife is set against the casualness of the young American student, who can manage little beyond a shrug when his girl, Pat, walks out on him.” Wood acknowledges that Ladd’s performance is “ineffectual,” but for him that doesn’t unduly damage the film: “…The point lies partly in the superficiality of the ‘surface’ characters, as against the intense desires and needs of their Underworld counterparts.” Wood also notes that the structure of the film is given even greater complexity “…by the introduction of a third term of comparison, Inspector Calhoun. Against the coolness of the student and the desperation of the cannibal is set his tough resilience, the sarcasm, invective, and cynicism that are his protection against loss and aloneness…”

Reviewing Raw Meat for the genre magazine Cinefantastique (Vol. 3, Number 2), Reynold Humphries calls Raw Meat “a fine and noble film” and “…one of the most intelligent contributions to the genre in recent years, with a complexity of inter-relating ideas that one finds only in the best works.” Humphries makes note of the film’s emphasis on caste politics, as well as the attitudes toward violence. “Whereas the indifference of the American stems from being conditioned to violence in New York, that of the British ruling class is due to the arrogance of an imposed class superiority. The Establishment is shown to be split on class lines and only the young people come out of it well…”

For the American release, distributor American International not only slapped the film with a more exploitative title, they sidestepped any hint of gruesomeness or satire. Instead, their publicity artwork featured wild misrepresentation in the form of shapely blonde zombies with pink shrouds falling off their shoulders. The tagline shown on the posters read: “Beneath modern London – buried alive in its plague-ridden tunnels lives a tribe of once humans. Neither men nor women, they are less than animals…they are the raw meat of the human race!” Director Sherman went on to direct the quirky Dead & Buried (1981) and the big-budget studio sequel Poltergeist III (1988), but has mostly worked in television since 1990.

by John M. Miller

Sobre “Une Femme Coquette” de Jean-Luc Godard (Por Begoña Eguskiza)


“Une Femme Coquette”, cortometraje de Jean-Luc Godard rodado en 1955, esta basado en “La seña”, cuento de Guy de Maupassant.

(Fotograma del cortometraje)

La protagonista (Maria Lysandre) escribe una carta a una amiga, contestàndola a una pregunta que le hizo esta, si era feliz en su matrimonio.
Le dice que ahora está preocupada y que no sabe que hacer, que lo que le va a contar no era su propósito y que no sabe si confesàrselo a su marido y le escribe para pedir consejo.
Ella sale a pasear y le llama la atención  una mujer que desde su balcón hace señas y sonríe a los hombres que pasan por la calle, y que estos acaban subiendo a su piso.
Se pregunta si ella podría hacer lo mismo y lo pone en práctica con el hombre que está sentado en un banco leyendo el periódico. Lo frívolo da resultado, piensa ella, pero se asusta y sale corriendo, el hombre la persigue hasta su casa. El se enfada cuando ella le dice que su marido está al caer, entonces para deshacerse del conflicto decide aceptar los 50 francos que le da el hombre y engañar a su marido.
“¿Que más podía hacer?” Le pregunta ella a su amiga , le dice que está terriblemente atormentada por sus flirteos para convencerla de su inocencia, y que espera su respuesta.

“La seña”(Guy de Maupassant)

La marquesita de Rennedon estaba durmiendo aún en su alcoba oscura y perfumada, sobre su blando y elegante lecho, entre sábanas de vaporosa batista, acariciadoras como un beso; dormía sola, tranquila, feliz, el sueño profundo y dichoso de los divorciados.
Dos voces, que vivamente se replicaban en el salón azul, la despertaron. Creyó adivinar a su íntima la baronesita de Grángerie, disputando con la doncella, que defendía la puerta de su señora.
Entonces la marquesita se levantó, descorrió los pestillos, dio vuelta a la llave, entreabrió la puerta y asomó su cabecita, nada más que su cabecita rubia, envuelta en una nube de cabellos.
—¿Qué te ocurre para venir tan temprano?—dijo—. No son las nueve aún.
La baronesita, muy pálida, nerviosa, febril, contestó:
—Necesito hablarte; me ocurre una cosa horrible.
—Anda, entra.
Entró y se besaron; la marquesita volvió a su lecho, mientras la doncella abría las ventanas, que inundaron la alcoba de aire y de luz. Al quedar solas allí las dos amigas, la de Rennedon preguntó:
—¿Qué te sucede?
A la de Grángerie se le escaparon algunas lágrimas brillantes y transparentes, lágrimas de las que hacen más seductoras a las mujeres, y balbució sin enjugarse los ojos para no enrojecérselos:
—¡Ay amiga! Es abominable, abominable lo que me sucede. No he dormido en toda la noche ni un minuto, ni un solo minuto. Mira cómo late mi corazón, cómo salta.
Y cogiendo la mano de la condesa la puso en su pecho, sobre aquel redondo y duro estuche de corazón femenino que satisface frecuentemente a los hombres lo bastante para que no se preocupen de buscar lo que puede haber debajo. En efecto, su corazón latía violentamente.
Y la baronesa continuó:
—Me ha sucedido ayer…, a eso de las cuatro y media; no sé a punto fijo la hora. Ya recuerdas el saloncito donde suelo pasar mis tardes, que abre sus balcones sobre la calle de San Lázaro, en el entresuelo de la casa; ya sabes que tengo la costumbre de asomarme, para distraerme viendo a los transeúntes. ¡Es tan alegre aquel barrio de la estación, tan concurrido, tan agitado! … En fin, ¡me gusta! Ayer estaba sentada en el balcón, sin pensar en nada, respirando el aire azul. Ya recuerdas qué día tan hermoso el de ayer. De pronto advierto que frente a mí, en la parte opuesta de la calle, hay también una señora en el balcón, una señora vestida de rojo; yo llevaba mi traje color malva; ya lo has visto, es muy elegante. Aquella señora desconocida era nueva en la vecindad, sin duda; pero en seguida reparé que la tal era una… tunanta. Por de pronto, me causó disgusto que una mujer así estuviera, como yo, asomada, y, a poco, me fue interesando; la observé… Apoyada en los codos veía pasar a los hombres, y los hombres también miraban. Hubierase dicho que, al acercarse, algo les advertía, pues llegando a la casa oliscaban como los perros cazadores, levantando la cabeza y cambiando con la mujer una expresiva mirada.
Ella decía con los ojos: «¿Usted gusta?», y el transeúnte contestaba: «No tengo tiempo», o bien: «No traigo dinero», o bien: «¿Quieres no escandalizar, sinvergüenza? » Eran los ojos de padres de familia los que decían esta última frase.
No puedes imaginar qué divertidos resultaban los manejos; aquella mujer trabajando en su oficio.
Cada vez que cerraba bruscamente las vidrieras de su balcón, un caballero entraba en su portal.. Le había pescado como un pescador de caña a un pececillo. Yo miraba entonces el reloj. Tardaban de doce a veinte minutos; nunca más. Verdaderamente acabó interesándome aquella especie de araña. ¡Y no era fea la indina!
Yo me preguntaba: «¿Cómo se las arregla para darse a entender tan bien, tan pronto, completamente? ¿Refuerza su mirada con un mohín o con una seña? »
Y cogí mis gemelos de teatro para estudiar su procedimiento ¡Ah, era bien sencillo! Una mirada, una sonrisa y un guiño significando: «Suba usted.» Pero tan ligero, tan vago, tan discreto, que se necesitaba mucha gracia para darse a entender de aquel modo. Y me pregunté: «¿Acaso yo tendría bastante malicia para repetir la seña como esa mujer?» Era  ciertamente un guiño muy gracioso.
Fui a ensayarme delante del espejo. Amiga mía, lo hice mejor que la otra, ¡mucho mejor! Quedé satisfecha y volví al balcón.
La vecina se esforzaba ya inútilmente, no consiguiendo pescar a nadie. No estuvo afortunada. Y debe de ser terrible ganarse la vida de tal manera; terrible y divertido a la vez, porque, después de todo, entre los hombres que tropezamos en la calle los hay bastante simpáticos.
Ya todos pasaban por mi acera y ninguno por la de mi vecina. Pasaban los unos detrás de los otros, jóvenes, viejos, morenos, rubios, grises y blancos.
Algunos, verdaderamente seductores, muy seductores, mucho más que tu marido y el mío; es decir, que tu antiguo marido, porque ya estás divorciada. ¡Ya puedes elegir!
Yo pensaba: «Si les hiciera la seña, ¿me comprenderían a mí, que soy una mujer decente?» Y me dieron tentaciones de hacer la seña; pero unas tentaciones irresistibles, como antojos de mujer embarazada…; tentaciones violentas, contra las cuales no sabemos defendernos. La cosa era extraña, estúpida; pero creo que las mujeres tenemos almas de mono. Me han dicho—y lo ha dicho un médico—que el cerebro del  mono se parece al nuestro. Necesitamos imitar siempre. Imitamos a nuestros maridos, cuando les queremos, en el primer mes de matrimonio; luego imitamos nuestros amantes, a nuestras amigas, a nuestros confesores. Nos apropiamos su manera de pensar, su manera de hablar, sus palabras y sus gestos; todo. Esto es estúpido.
En fin, cuando me ha tentado mucho el deseo de hacer una cosa cualquiera, siempre la hice.
Me decía en aquella ocasión: «Probaré con uno, con uno solo para observar. ¿Qué puede sucederme? ¡Nada! Cambiaremos una sonrisa y no le volveré a ver; si le veo no me reconocerá, y si me  reconoce negaré. ¡ Vaya!
Di principio a la elección. Quería dirigirme a uno bien portado. Vi acercarse un rubio elegante, guapo y buen mozo. Ya sabes que  me gustan los rubios.
Le miré. Me miró. Sonreí. Sonrió. Hice la seña. ¡Oh! Apenas la hice, respondiendo que sí con la cabeza, entró en el portal de mi casa.
No puedes comprender lo que sentí en un momento. ¡Un miedo loco! ¡Imagínate! Hablaría con mis criados; con José, tan afecto a mi marido; y José pensaría que yo conozco al visitante.
¿Qué hacer? Dime: ¿qué hacer? Iba a llamar el caballero antes de un segundo. ¿Qué hacer? Dime. Pensé que lo mejor seria salirle al encuentro, decirle que se equivocaba y suplicarle que se fuera. El se compadecería de una mujer, de una pobre mujer. Me precipité a la puerta y abrí cuando él iba a llamar.
Murmuré atolondrada:
—Váyase usted, caballero, váyase usted; soy una mujer virtuosa, una mujer casada. Es un error, un espantoso error; confundí a usted con uno de mis amigos que se le parece mucho.
Riendo grandemente, amiga mía; riendo con toda su alma, me contestó:
—Buenas tardes, gatita. Ya sabes; conozco la historia. Eres casada, bueno; son dos luises en lugar de uno. Te los daré. Vamos: guíame a tu alcoba.
Y empujándome suavemente, cerró la puerta. Yo quedé aterrada junto a él, que me besaba y cogía por la cintura, conduciéndome hacia el salón que había quedado abierto.
Y después comenzó a examinarlo todo como un tasador, diciendo:
—Chica, tienes una casa muy elegante; no comprendo cómo, a estas alturas, haces tus pesquisas en el balcón. Debes de hallarte mal de fondos.
Yo volví a suplicarle:
—Caballero, váyase usted; váyase usted. Mi marido puede llegar. Llegará de un instante a otro. Es ya su hora. Le juro a usted que se ha equivocado.
Pero él me respondió tranquilamente:
—Calla, tontuela; no te apures. Y si viene tu marido, le daré dos luises para que vaya un rato a la taberna de enfrente.
Como vió sobre la chimenea una fotografía de Raúl, me dijo:
—¿Es tu marido ése? Si es él, tiene cara de bruto. Y ésta, ¿quién es? ¿Una de tus amigas?
Era tu retrato, ¿recuerdas?, el que te hiciste hace poco en traje baile. No sabiendo ya lo que decía, murmuré:
Sí, es una de mis amigas.
—Es muy guapa; me la presentarás—replicó.
Eran ya las cinco. Raúl vuelve todos los días a las cinco y media. Si llegara y encontrase al otro ¡ Imagínate! … Perdí la cabeza… De pronto…, pensé…, pensé…, que…,que lo mejor… era…, era librarme de aquel hombre., lo más pronto posible…, cuanto antes…, y…, y… pues era preciso…, era preciso, amiga mía… no se hubiera ido sin eso… Entonces… Entonces… Corrí el cerrojo de la puerta del salón…
La marquesita de Rennedon soltó una carcajada, riendo locamente, con la cabeza entre los almohadones. Cuando se calmó un poco, preguntó:
—Pero ¿no era guapo y buen mozo?
—Si, ¡ya lo creo!
—¿Pues de qué te quejas?
—Pues…, pues… de que dijo que volvería hoy a la misma hora, y volverá. Tengo un miedo atroz. Tú no sabes hasta qué punto es tenaz y voluntarioso… ¿Qué haré, dime; qué me aconsejas?
Se sentó la marquesita en la cama para reflexionar; luego dijo bruscamente:
—Hazle prender.
La baronesita, estupefacta, balbució:
—¿Cómo? ¿Qué dices? ¿Que piensas? ¿Hacerle prender? ¿Con qué pretexto?
—Es muy sencillo. Ves al comisaría de Policía; le dices que un caballero te persigue hace tres meses; que ayer tuvo la insolencia de subir a tu casa y que te amenazó con otra visita para hoy. Pides protección a la ley; pondrán a tu disposición dos agentes para detenerle.
—Pero si él cuenta lo que ocurrió ayer…
—No le darán crédito, ¡simple¡ si has preparado bien al comisario. Y te darán la razón, sabiendo que eres una señora irreprochable.
—No me atrevo, no me atrevo.
—Es preciso atreverse o estás perdida.
—Piensa que… me insultará… cuando le detengan.
—Como tendrás testigos, le condenarán.
—Condenarle, ¿a qué?
—A daños y perjuicios. En esos casos hay que ser implacable.
—A propósito de indemnizaciones… Hay un detalle que me tiene inquieta…, mucho… Me dejó… dos luises.., encima de la chimenea.
—¿Dos luises?
—Sí.
—¿Nada más?
—No.
—Es poco.
—Eso me humillaría bastante.
—¿Y qué?
—¿Pues qué hago yo de ese dinero?
La marquesita dudó un rato, y luego respondió con voz pausada:
—Con esos dos luises debes hacer…, debes hacer un regalo a tu marido… Lo merece.

“Tarde para la ira” (Por Begoña Eguskiza)


Por primera vez Raúl Arévalo se pone tras la càmara con un “thriller” y con una primera secuencia sorprendente: Atraco a una joyería, la persecución correspondiente, los ladrones y coches de la policia que acaba en un accidente. Aquí termina la secuencia para dar paso a los títulos de crédito. A continuación van apareciendo los personajes y el escenario.

Quinquis de barrio, Ana (Ruth Álvarez), su marido Curro (Luis Callejo) que está en el talego. Juanjo (Raúl Jiménez) hermano de Ana y que regenta un bar en un barrio deprimido de Madrid, donde los clientes sin nada mejor que hacer, apuestan cubatas jugando al mus, en las sobremesas calurosas de agosto. José (Antonio de la Torre) que aparece en un hospital sentado al lado de una cama donde hay un hombre en coma.

Sabemos de los protagonistas solo lo que ve y en la primera parte, que se desarrolla en el barrio, bares, gimnasios de macarras, paro, no tenemos más información, los personajes van construyendo la trama sin que sepamos encajar bien las piezas.

Es en la segunda parte con toque de Western, a resaltar una escena donde aparece ese quinqui redimido que ahora se dedica a la cría de cerdos y donde la película se convierte en una “road movie”, empiezan a encajar todas las piezas.

La historia va tomando otro cariz, pese a abandonar el barrio deprimido y adentrarnos en el campo y en pequeños pueblos donde los quinquis han cambiado de vida, la historia va ennegreciéndose por momentos y se vuelve cada vez más cruel e inesperada.

Una trama que nos mantiene en tensión hasta el final, de juventudes desperdiciadas, de vidas rotas, de odio, de ira y venganza .

“Tarde para la ira” / Duración: 92 min. / Director: Raúl Arévalo / Guion: Raúl Arévalo, David Pulido / Música: Lucio Godoy / Fotografía: Arnau Valls Colomer / Reparto: Antonio de la Torre, Luis Callejo, Ruth Díaz, Manolo Solo, Alicia Rubio, Raúl Jiménez, Font García

“Comanchería” (Por Begoña Eguskiza)


“Hell or High Water”, título original de la película, dirigida por David Mckenzie y escrita por Taylor Sheridan.
Expresión que significa “Contra viento y marea” o “Pase lo que pase…”
“Comanchería”:  territorio habitado por los Comanches que comprende Nuevo México y el Oeste de Texas, este último donde ha lugar el filme que nos ocupa.

Este excelente Western, algunas críticas lo han denominado como “Thriller rural”, “Western policíaco”, ” Neo Western”, es eso, un WESTERN con mayúsculas, con secuencias de robos a bancos y persecuciones, antes a caballo ahora con rancheras.
Cuántas veces lo hemos visto en las “viejas” películas del Oeste, esos bancos con su empleado con manguitos, pertrechado tras una ventana apostada en un mostrador de madera.
Los clientes, el pobre y el rico, este ataviado con levita, chistera y lazo al cuello. Esos Bancos que son los mismos de ahora, donde alguno  de los que llevan  manguitos vende preferentes y el de la chistera te desahucia.

La trama se sitúa en un pueblo de Texas perdido en mitad de la nada, donde los hermanos Howard, interpretados por Chris Pine y Ben Foster, un exconvicto y un padre divorciado, son dos ladrones no profesionales cuya intención es conseguir dinero rápido para recuperar la granja familiar.
Perseguidos por dos Rangers de Texas, el sheriff a punto de jubilarse, Jeff Bridges, y su compañero de fatigas un mestizo llamado Alberto interpretado por Gil Birmingham, que nos ofrece un certero discurso sobre el poder económico y político que ejercen los Bancos, antes en el viejo Oeste y ahora.
Durante casi toda la película las dos historias trascurren paralelas, presentándonos a los personajes, su relación entre ellos, sus vidas y mostrándonos la dureza de los paisajes texanos remarcados con la fotografía de Giles Nuttgens y la música de Nick Cave y Warren Ellis (“El asesinato de Jesse James por el cobarde Robert Ford”, “La propuesta” y “Sin ley”, entre otras), acentuando el ambiente polvoriento y mísero de Texas.
Ambiente que nos dan cuenta los vaqueros apostados en la tasca, sin nada mejor que hacer que mirar las dos historias a través de la ventana y la camarera que ve en uno de los ladrones al Robin Hood texano.

Una película en la cual no notamos el paso del tiempo, con personajes que nos importan y nos gustan, una historia sencilla con humor negro, su cruda violencia, su crítica al sistema económico y el homenaje que hace a Raoul Walsh con “El último refugio”.

“Hell or High Water” /Duración 102 min. / Director David Mackenzie / Guión: Taylor Sheridan / Música: Nick Cave, Warren Ellis / Fotografía: Giles Nuttgens / Reparto: Jeff Bridges, Chris Pine, Ben Foster, Gil Birmingham, Katy Mixon, Dale Dickey, Kevin Rankin, Melanie Papalia, Lora Martinez-Cunningham, Amber Midthunder, Dylan Kenin, Alma Sisneros, Martin Palmer, Danny Winn, Crystal Gonzales, Terry Dale Parks, Debrianna Mansini, John-Paul Howard