“Crónica de una tragedia anunciada” (Juan Carlos rivas Fraile)


Juan Carlos rivas Fraile / Mundo Obrero

Película: “Calabria, mafia del sur”  (Francesco Munzi, 2014)

La ‘Ndrangheta es la forma local calabresa que adopta la criminalidad organizada, infinitamente menos conocida y visitada por el cine que la Mafia siciliana o la Camorra napolitana.

anime-nere-cover-vcd-retroMucho más atinado que el título con que se distribuye en España, Anime nere alude al corazón de una tragedia griega desarrollada en la Calabria, región del profundo sur en la península italiana. Son las almas oscuras que crecen como las malas hierbas en un terreno abonado por odios eternos, sembrados por disputas cuyos orígenes tal vez ni se recuerden, aunque la herida nunca cicatrizada más reciente sea el asesinato de un cabrero, el padre de los tres hermanos que se ven irremisiblemente abocados al abismo a partir de un gesto absurdo de afirmación masculina que ejecuta un joven cachorro veinteañero, nieto, hijo y sobrino enfervorecido por su propia bilis.

Estamos ante un filme extraordinario que ojalá no pase con más silencio que gloria por nuestras pantallas, porque le empuja la verdad que busca retratar y no le “favorecerá” publicitariamente ningún desgraciado acontecimiento, ninguna amenaza de muerte contra los autores, ningún escándalo extracinematográfico. No guarda apenas relación con Gomorra (Matteo Garrone, 2008) –más allá del sustrato mafioso de su argumento- y no disfruta de un reparto lustroso ni de la cobertura de una producción norteamericana como sí sucedía en el caso de El funeral (Abel Ferrara, 1996), que nos viene a la mente por sus evidentes concomitancias: tres hermanos, un velatorio, una venganza. Pero Calabria no tiene nada que envidiar en calidad e interés a los dos excelentes filmes citados.

Francesco Munzi, director italiano desconocido en España al que habrá que seguir de cerca a partir de ahora, revela en su tercera película paisajes prácticamente inexplorados. La ‘Ndrangheta es la forma local calabresa que adopta la criminalidad organizada, infinitamente menos conocida y visitada por el cine que la Mafia siciliana o la Camorra napolitana. El filme de Munzi, no pretende en primera instancia –sin eludirlo tampoco- radiografiar el fenómeno desde una perspectiva social, centra más bien su foco en los vínculos emocionales rotos en el seno de una familia y el trágico destino al que se ven empujados por el gesto irreflexivo de uno de sus miembros, el joven arrogante, impulsivo y orgulloso que pretende reafirmar su hombría disparando a las ventanas de un bar que regenta el clan rival. Un nimio y estúpido gesto que conlleva consecuencias catastróficas como si hubiera lanzado un cigarrillo encendido sobre un polvorín.

Munzi adapta con un estilo sobrio, seco y cortante como el viento helado de la montaña del Aspromonte, el ojo de la cámara selectivo para evitar folclorismos innecesarios, una novela homónima de Gioacchino Criaco, que al contrario que la película no transcurre en la actualidad sino en los años 80, lo que explica la sensación de que la ‘Ndrangheta está en la película aún lejos de alcanzar la importancia y magnitudes criminales que tiene hoy en día. No se permite muchos adornos, no hay crímenes coreografiados ni frases brillantes y sonoras, no hay magnas ceremonias, fastuosos banquetes ni espectaculares tiroteos, las escasas notas musicales huyen de subrayados poéticos del estilo de El padrino (Francis Ford Coppola, 1972, 1974, 1990). Pero el director maneja con maestría la progresiva tensión que estalla en fogonazos durísimos e inesperados, sus extraordinarios actores encarnan con sus ásperos rostros y acentos la variedad de caracteres, la autenticidad de los personajes de aquella tierra. Y la muerte no es rutinaria. La muerte no es banal ni aparatosa. Munzi la pone en escena con cuidadoso tacto, incluso también mediante elipsis fuera de cuadro. La muerte es vivida con dolor y desgarro profundo por los familiares de los finados. Y en esa congoja se percibe con nitidez la semilla del rencor que alimentará la espiral de asesinatos.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s