“The Yellow Sea” (Na Hong-jin, 2010)


IGNASI FRANCH / Diagonal Web

“Thriller” con alcance social

The Yellow Sea’ es un lacónico espectáculo de violencia que alude a las mafias dedicadas al tráfico de personas.

Llega al mercado videográfico, en formatos blu-ray y DVD, The Yellow Sea (Cameo, 2010). Presentada en su versión internacional de 140 minutos, es la segunda película del realizador Na Hong-jin. Trata la odisea silenciosa de un taxista de la ciudad de Yanji, un territorio chino fronterizo con abundante población de etnia coreana deseosa de introducirse en la República de Corea y participar en su economía sumergida. Como su antecesora The Chaser, se asemeja al trabajo de Park Chan-wook (Old Boy): se acerca a los géneros cinematográficos establecidos, pero sin el populismo desaforado y la mezcla de tonos propios del mainstream de ese país. La primera obra de Na fue un vibrante thriller cuyo esquema narrativo, una búsqueda contrarreloj de pruebas para prolongar la detención de un asesino en serie, podía entenderse como una invitación a cuestionar los derechos de los detenidos para prevenir delitos. Un mensaje peligroso, aunque probablemente involuntario, en una sociedad nacida de una transición a la democracia tutelada por un régimen militar dictatorial. Y en una cinematografía en la que, además, abunda la representación (desde puntos de vista diversos) de torturas policiales.

 

 

The Yellow Sea sigue asumiendo algunas inercias del thriller, como su tendencia a representar elmundo como un lugar sin ley. Pero incluye elementos de drama social que sirven de punto de partida y se recuperan al final, después de que buena parte del metraje desplace su foco a la acción violenta y la competencia entre mafias. Lo que enThe Chase era un conflicto individual, el de un policía autodestructivo reconvertido en proxeneta, tiene aquí alcance colectivo. Su protagonista es un marginado desde su mismo nacimiento en un cruce de caminos, un taxista que no tiene noticias de su cónyuge, introducida irregularmente en Corea del Sur. La deuda que ha contraído por ello es impagable; por ello, cuando se le ofrece la oportunidad de saldarla y aspirar a una nueva vida, el espectador se siente impelido a empatizar con él. Pero el precio es ejecutar un asesinato por encargo, y esa situación socava las certezas éticas de la audiencia, que acompaña a una víctima que va a convertirse en verdugo.

Al introducirse en el mundo del crimen organizado, Na se aleja de los crímenes solitarios del psycho thriller para acercarse a terrenos mas propios del cine de Johnnie To. Pero ahora no hay espacio para turbias pinceladas sobre la connivencia entre autoridades ymafias, ni para críticas a la corrupción. Los cuerpos de seguridad hacen apariciones casi testimoniales como los contrapuntos humorísticos dentro de una historia con pocas concesiones, que alterna tiempos muertos y silencios con brutales escenas de violencia con armas blancas. Posiblemente Na ofrece una obra con más arritmias que su ópera prima, un filmemenos vibrante, pero con una similar capacidad para apasionar.Al final, la ausencia de las autoridades subraya el desamparo del desposeído: el lanzamiento al mar de quienes fallecen durante las emigraciones clandestinas, la enorme cantidad de asesinatos que se suceden impunemente, tienen algo de horror ante la mercantilización de las personas, de ataque a la entronización del dinero como centro de la existencia. Algunos elementos de la crítica pueden despertar inquietud, como la ridiculización de la policía surcoreana por ser excesivamente timorata. Pero parece dominar la tristeza ante la soledad del marginado, la denuncia del crimen organizado y la llamada a poner en valor la vida humana.

IGNASI FRANCH / Diagonal Web

 

CRÍTICAS

en FilmAffinity

“Espectacular thriller social (…) con un estilo particularmente propio. (…) espléndidas escenas de persecución (…) retratos de la marginalidad muy originales” (Javier Ocaña: Diario El País) 

“Soberbia huida. (…) La primera parte es magnífica, contudente y sin fisuras (…) Lo peor: que la sombra de ‘Oldboy’ ensombrezca los hallazgos de este magnífico thriller” (Sergi Sánchez: Diario La Razón) 

“Mezcla bien Na Hong-jing el silencio con el ruido y la lentitud con las prisas, y la falta de futuro con el ansia de supervivencia. Solo le ha sobrado al director, algo de regodeo en las escenas de violencia y en las persecuciones” (E. Rodríguez Marchante: Diario ABC) 

“Na Hong-Jin se confirma como alma gemela de Park Chan-Wook y Michael Mann en esta estruendosa explosión de energía, brutalidad y nihilismo (…) A pesar de su ritmo frenético, ‘The Yellow Sea’ resulta casi más memorable por sus momentos de calma. (Nando Salvá: Cinemanía) 

“Un poderoso drama personal revestido de violencia, desesperación y descontrol (…) una puesta en escena apasionante, que se convierte en protagonista. (Ricardo Aldarondo: Fotogramas) 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s