La guerra a las drogas produce “SALVAJES” (Saúl Landau)


Saúl Landau / Progreso Semanal

Salvaje = sin domesticar o no cultivado;  silvestre.

En junio y julio, la guerra a las drogas prosiguió a paso acelerado cuando  agentes de la DEA y matones militares hondureños masacraron a algunos indios  miskitos en Honduras –sospechosos que supuestamente contrabandeaban drogas en  pequeñas embarcaciones. La policía en Estados Unidos realizó miles de arrestos  relacionados con las drogas y los médicos recetaron drogas para cientos de  miles de tristes y desmotivados adultos y niños. Pero en México, la historia de  gente muerta (policías y civiles) abunda en la interminable gueera a las  drogas. Todos los días leemos de atrocidades cometidas por narcopandillas  rivales mexicanas en colusión con el ejército o la policía. La guerra a las  drogas no tiene mucho sentido en una nación donde una persona triste que va al  médico se droga (legalmente) y una persona triste que se fuma un porro corre el  riesgo de ser arrestada.

Salvajes, de Oliver Stone, muestra cómo una historia trivial de amor y negocios desemboca en la violencia narco fronteriza mientras el director lanza su ataque cinematográfico nada tendencioso a la guerra a las drogas. Situada en la región playera del sur de California, con mansiones que salen de los acantilados, surfistas bronceados que lanzan discos Frisbees y muchachas en bikinis como extras, Salvajes examina el negocio de la mariguana y la crueldad de las corporaciones criminales (cárteles mexicanos) para ampliar sus mercados en el territorio de pequeños traficantes independientes como Chon (Taylor Kitsch) y Ben (Aaron Johnson), amigos cercanos que comparten todo. Chon, SEAL de la Marina y veterano de Irak cuya mente permanece en la guerra, y el filantrópico Ben orientado a lo “verde”, con un título en Botánica de la Universidad de California en Berkeley, son socios en la producción de mariguana y el negocio de la distribución.

Ben cultiva superhierba, trata con justeza a sus trabajadores y clientes, y Chon se ocupa de cualquier desacuerdo físico que emerja. Ellos también aman a la misma pobre muchachita rica, Ophelia (Blake Lively), cuyos padres no atienden a sus necesidades emotivas, pero le han comprado de todo. Ophelia, con una gran necesidad de amor de sus padres, adora a los dos amantes de figura paterna. Con su amante veterano de Irak, ella “tiene orgasmos mientras él tiene ‘guerrasmos’.” Él es metal. Con Ben, que es madera, hace el amor. Es interesante ver cómo una joven belleza de padres absentistas escoge a dos sementales hippies de negocios y ellos refuerzan su amistad compartiéndola. Sin embargo, su perfecta combinación –para ella– y el ideal ménage à trois de Hollywood en el litúrgico Laguna Beach es interrumpido por el mensaje de un cártel mexicano de las drogas –el video de una decapitación– que desea participar en su fabuloso negocio del humo. Llegan la violencia y el caos al argumento porque, según les informa el agente de la DEA a quienes ellos pagan, no se les dice que no a los cárteles del delito. Alguna ausencia de realismo aparece en esta parte del argumento, tomado de la novela de Don Winslow Savages.

 

En este filme, Asesinos Natos y Wall Street, ambos del propio Stone, se combinan para ofrecer un ensayo cinematográfico de lo que sucede cuando el negocio se convierte en crimen, gracias a la guerra a las drogas. Nuestros héroes, que venden hierba de alta calidad a los usuarios de Laguna Beach necesitados del producto, deben ceder o resistir mientras Elena, la reina del cartel, papel interpretado por Salma Hayek, les obliga a tomar una decisión al secuestrar a Ophelia. “No pueden amarla tanto como se aman el uno al otro”, dice ella de la relación entre Chon y Ben. Salma cena con su cautiva y siembra sentimientos maternales. Ophelia también comprende lo que pudiera haber sido tener una madre que cuidara de ella. Pero todas las sutilezas desaparecen ante la presencia de la villanía banal, Lado, representado por Benicio del Toro, el que hace cumplir los deseos del cártel y se convierte en un sádico malvado y asesino muy creíble cuando, después de recibir en la cara el salivazo desdeñoso de Ophelia, se traga lujuriosamente parte de la saliva y se limpia el resto con el pelo de ella.

Stone no convierte a Salvajes en un pedante filme didáctico contra las drogas. Sin embargo, el espectador entenderá, gracias al papel de Dennis (un John Travolta regordete que se está quedando calvo), un agente de la DEA que toma sus salarios del gobierno de EE.UU., los traficantes independientes de yerba y el cártel. Este “coca-tel” de filme de Stone desata la violencia desenfrenada de la verdadera guerra a las drogas, así como la sexualidad remanente de la década de 1960 que se desarrolló alrededor de mucho consumo de mariguana y cocaína. Pero Savages no se convertirá en el típico filme de verano que agrada a los adolescentes. El trío autocompasivo que se droga, tiene relaciones sexuales, hacen surf y comen excelentes platos no llegan a convertirse en héroes de una obra maestra. Pero es divertido verlos y el filme castiga a los promotores de la guerra a las drogas donde debieran sentir un poco de dolor, a pesar de su insensibilidad a la realidad.

Realidad. El 11 de julio, el gobierno federal presentó documentos para incautarse de propiedades en Oakland y San José con el fin de cerrar la mayor y más visible operación de dispensarios de mariguana con fines terapéuticos. Copias de la Reclamación de Confiscación federal fueron pegadas en la puerta de acceso a dos dispensarios de mariguana en Oakland y San José, California, bajo el pretexto de “violación de la ley federal”. En otras palabras, la guerra a las drogas garantiza que las empresas criminales de las drogas continúen floreciendo en sus negocios y su violencia. LA Times, 11 de julio.)

Frente a la sala de cine, todos pueden ver cómo el Departamento de Justicia utiliza los recursos federales para arrestar y procesar a individuos que cumplen las leyes de su estado para el cannabis medicinal. En julio, la Cámara de Representantes –a pesar de la oposición de sus electores– efectuó una votación de 262 a 163 para derrotar una enmienda al presupuesto federal que trataba de evitar que el gobierno federal gastara los dólares de los contribuyentes en perseguir actividades relacionadas con la mariguana terapéutica y que cumplan con las regulaciones estatales.

Adolescentes curiosos probarán la mariguana. Los menos curiosos solo beberán alcohol. La policía puede castigar a los curiosos; los bebedores menos curiosos, después de llegar a los 18 o 21 años, se convierten en legales. En el filme, un romance triple, niños crecidos que buscan a sus padres, negocios aventureros con drogas que buscan expandir o limitar los riesgos, y mucho sexo y violencia hacen una combinación segura para un éxito cinematográfico. Al final –en realidad dos finales– uno podría preguntar: “Entonces, ¿quiénes son los verdaderos salvajes?” Y “¿qué los hace incivilizados?”

El filme de Saul Landau, Por favor, que el verdadero terrorista se ponga de pie, se proyectará el 3 de agosto en el Centro de Paz y Justicia de San José, 48 South 7th St., San José, California CA., y el 14 de agosto en el teatro Avalon de Washington, D.C., 5612 Connecticut Ave NW a las, 8 PM.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s