“Carrière y el monje” (Roberto Cueto)


Roberto Cuetosansebastianfestival.com

En los festivales de cine  a veces se producen raras casualidades, coincidencias que no estaban previstas por los programadores y que pueden parecer producto de algún plan premeditado. Este año Jean-Claude Carrière, guionista de algunas de las más famosas películas de Luis Buñuel (y de muchísimas más cosas), presentará en Zabaltegi-Especiales el documental “Carrière, 250 metros“, un recorrido guiado por él mismo por los lugares y personas que han sido de vital importancia en su vida. Mientras tanto, en nuestras nuevas sesiones de medianoche, se proyectará la película de Dominik Moll Le moine / El monje, una cinta de horror gótico protagonizada por Vincent Cassel. En apariencia, dos películas que nada tienen que ver entre sí. Pero hay una historia secreta y muy curiosa que las une.

El monje es una adaptación de la clásica novela homónima publicada por Matthew Gregory Lewis en 1795. Lewis era diplomático y miembro del Parlamento inglés, pero eso no le impidió escribir, durante una aburrida estancia en la embajada de La Haya, una novela trufada de sexo atormentado y sucesos truculentos que anticipan el cine gore debido a sus gráficas descripciones de escenas violentas y terroríficas. La novela fue un best seller de su tiempo, aunque Lewis tuvo que publicar una segunda versión algo aligerada para sortear a la censura. Lewis murió en 1815 en el viaje de vuelta a Inglaterra desde sus plantaciones en Jamaica, y una leyenda cuenta que fue envenenado antes de partir por sus propios esclavos, quienes se habían enterado que en su testamento se decía que serían liberados a la muerte de su amo. Y es que en aquellos tiempos, la vida de una persona acababa siendo tan gótica como las cosas que escribía.

El monje es una espléndida y delirante novela que gustó mucho al Marqués de Sade y más tarde a André Breton, líder espiritual del movimiento surrealista. Así que no era raro que Luis Buñuel también fuera uno de sus mas acérrimos defensores y que en 1968 le propusiera a Carrière llevarla al cine. Así que se pusieron a trabajar en una adaptación de la novela de Lewis que sacara a la luz toda la carga subversiva del original. Buñuel nunca llegó a rodar el guión resultante, aunque finalmente fue llevado a la pantalla por un pintoresco cineasta y escritor griego llamado Ado Kyrou en una película un poco eurotrash protagonizada por Franco Nero y Nathalie Delon (por cierto, una de mis actrices favoritas del siempre injustamente menospreciado star-system de las coproducciones europeas de la época).

Aunque la película de Buñuel & Carrière nunca llegó a ver la luz, el guión fue editado en 1971 en Francia, y traducido más tarde al castellano. Hace ya muchos años yo encontré una edición de Laertes en una librería de segunda mano, aunque más tarde fue reeditado de manera más lujosa por el Instituto de Estudios Turolenses. El guión de Carrière y Buñuel es tan recomendable como la novela, muy conciso, austero y depurado de la extravagante parafernalia gótica de Lewis, pero muy fiel a su espíritu y lleno de humor negro y mala baba (con un final, además, radicalmente diferente del de la novela que no voy a desvelar aquí). Una de las cosas que más me gustan de esa edición que guardo como oro en paño son las ilustraciones que Carrière hizo para el libro. Os adjunto dos realmente simpáticas: una es un retrato de Buñuel ataviado de monje, la otra… bueno, esa no necesita explicación, creo. Es increíble como con unos pocos trazos, Carrière sintetiza las 400 páginas de Lewis… y la condición masculina en general.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s