“Uncle Boonmee Who Can Recall His Past Lives” ( Apichatpong Weerasethakul, 2010)


Fuente: Artículo Oficial

Uncle Boonmee recuerda sus vidas pasadas es un homenaje a mi hogar y a un tipo de cine con el que crecí.

Creo en la transmigración de las almas entre seres humanos, plantas, animales y espíritus. La historia del tío Boonmee muestra la relación entre el ser humano y los animales y al mismo tiempo rompe la barrera que los separa. Cuando el cine representa los hechos, estos se convierten en recuerdos compartidos entre el equipo, el reparto y el público. Una nueva capa – simulada – de recuerdos se añade a través de la experiencia del espectador. En ese aspecto, la realización cinematográfica no es muy distinta de crear vidas pasadas sintéticas. Me interesa explorar las tripas de esta máquina del tiempo. Podrían existir algunas fuerzas misteriosas que esperan ser reveladas tal y como ciertas cosas a las que solían llamar magia negra han resultado ser hechos científicos. Para mí, hacer cine sigue siendo una fuente de la que no hemos sabido utilizar apropiadamente toda su energía, de la misma forma en la que no hemos podido explicar detalladamente los mecanismos internos de la mente.

Además, me he interesado por los procesos de destrucción y extinción de las culturas y de las especies. En los últimos años, en Tailandia, el nacionalismo, alimentado por los golpes militares, ha producido un enfrentamiento de ideologías. Ahora existe un organismo estatal que actúa como una especie de policía moral que prohíbe las actividades “inapropiadas” y destruye su contenido. Es imposible no relacionar la historia del tío Boonmee y sus creencias con esto. Es un símbolo de algo que está a punto de desaparecer, algo corrosivo, como el cine, el teatro y la forma de interpretar de la vieja escuela, los cuales no tienen sitio en nuestro mundo actual.

¿Qué tiene de especial para usted el noreste de Tailandia? ¿En qué se inspiró para hacer esta película?

Hace unos cuantos años, cuando vivía en el noroeste, conocí al tío Boonmee. Un abad de un monasterio cercano a mi casa me dijo que había un anciano que había llegado al templo para ayudar en sus actividades y para aprender meditación. Un día, este hombre, Boonmee, fue en busca de un abad y le dijo que mientras estaba sumido en la meditación, pudo ver sus vidas anteriores pasar tras sus ojos cerrados como si fuera una película. Se vio a sí mismo y se sintió como un búfalo, una vaca, incluso un espíritu incorpóreo que vagaba por las llanuras del noreste. El abad quedó impresionado pero no sorprendido, porque Boonmee no era la primera persona que le hablaba de tales experiencias. Acá y allá, él estuvo recopilando historias de aldeanos que compartieron sus vidas pasadas con él. Más tarde, publicó un pequeño libro. En su portada se podía leer: A Man Who Can Recall His Past Lives. Desgraciadamente, para cuando me hice con el libro, Boonmee ya llevaba varios años fallecido.

Todas sus películas han tenido un fuerte componente autobiográfico. No parece que sea ése el caso de Uncle Boonmee…

Comparada con el libro original de Boonmee, ésta película tiene mucho de mí. El proceso de realización me hizo darme cuenta de que soy incapaz de ser fiel a una fuente original. Además de alterar vidas pasadas, pasé a Boonmee a un segundo plano y destaqué a los actores con los que suelo trabajar, Jenjira y Tong, que actúan como testigos del tránsito de este hombre anónimo. La película no es sobre Boonmee, sino sobre mi idea de la reencarnación. De forma natural, acabó siendo un homenaje al cine con el que crecí. Un tipo de cine que está muriendo o ya está muerto. Y, una vez más, mi padre se deslizó en la película. Falleció de una insuficiencia renal. Todos esos aparatos médicos de la habitación de Boonmee son una réplica de los que había en la de mi padre.

Una vez más, ha decidido trabajar con sus actores habituales y con dos actores aficionados (el tío Boonmee y Huay). ¿Cómo eligió a los actores? ¿Todos son del noreste?

Todos excepto Tong. Él es el único que no habla el dialecto del noreste. Para mí, Boonmee es una persona anónima. Por tanto, no pude utilizar actores profesionales, ya que estos tienen múltiples identidades que la gente ya conoce. Creo que usar a actores aficionados es algo muy valioso cuando utilizas un estilo de interpretación de la vieja escuela. Así, elegí a gente de todo tipo. Boonmee y Huay acabaron siendo interpretados por un soldador de tejados y una cantante.

Aunque el título de la película hace mención a las vidas pasadas del tío Boonmee, él nunca habla de ellas ni describe cómo son.

Originalmente, el guión era más explícito y detallaba cuáles eran las vidas pasadas y cuáles no. Sin embargo, en la película decidí respetar la imaginación del espectador. Por supuesto, tras verla puedes decir que es un búfalo o una princesa. Pero, para mí, podría ser cualquier ser vivo de la película: los insectos, las abejas, el soldado, el bagre, y así con todos. Podría incluso haber sido el espíritu simio de su hijo y el de su esposa. Así, la película refuerza una asociación especial entre cine y reencarnación. El cine es la forma que tiene el hombre de crear universos alternativos, otras vidas.

Ha declarado que la película es un homenaje a un cierto tipo de cine, el cine de su juventud. ¿Qué tipo de cine tenía en mente? ¿El cine tailandés?

Soy lo suficientemente viejo como para haber visto las series de televisión rodadas en 16 mm. Se hacían en estudios con una iluminación intensa y directa. Les susurraban los diálogos a los actores, que los repetían mecánicamente. Los monstruos siempre estaban en la oscuridad para camuflar sus baratos disfraces. Sus ojos eran luces rojas para que los espectadores pudiesen reparar en ellos. Sólo tuve la oportunidad de ver películas de terror más tarde, cuando ya hacía cine. También reconozco una influencia de los cómics tailandeses. Los argumentos no eran complicados – los espíritus siempre eran parte del paisaje. Aún hoy en día es así.

La película tiene cambios evidentes de tono y estilo: a veces, es casi cómica e irónica, y otras veces es muy seria y emotiva.

Me encanta que mis películas funcionen como un monólogo interior, que oscilen entre un recuerdo y otro. Creo que es importante acentuar este proceso cuando en la raíz de la película está la reencarnación, los espíritus errantes.

Ha hablado de su interés por la trasmigración de las almas. Esto viene a la cabeza del espectador especialmente en las escenas finales de la película. ¿Es lo que les ocurre a Jen y Tong?

La escena ataca (con delicadeza) el tiempo y los puntos de referencia de la película. Espero que, al final, los espectadores sientan que son ellos los transportados.

Los espíritus y seres de fantasía han tenido cabida en sus películas anteriores como Tropical Malady. Sin embargo, en Uncle Boonmee… son las figuras centrales. ¿Qué nos puede decir de esto?

La película se centra en la creencia en elementos de otro mundo que de hecho son parte de nuestras vidas. Me fascina el hecho de que, a medida que envejecemos, nuestra infancia se vuelve más vívida. Creo que la curiosidad (y quizás el miedo) a los espíritus y a otros mundos surge cuando somos jóvenes y cuando nos estamos muriendo.

Su trabajo reciente parece haber tomado una dirección más política. La escena de la foto fija parece reflejarlo. Esa secuencia es muy diferente a todas las demás de la película.

También quería dar cabida a lo que recuerdo del proceso de convertir este proyecto en película. La película es parte del proyecto llamado Primitive Project, en el que intentamos capturar algunos recuerdos del noreste. Terminé trabajando con adolescentes en un pueblo con una violenta historia política. Construimos una nave espacial y algunos escenarios. También hicimos un cortometraje, A Letter to Uncle Boonmee, en el que se ve cómo recorrimos todo el pueblo en busca de una casa adecuada para el largometraje. Para mí, la experiencia que tuve en este pueblo siempre estuvo relacionada con la existencia de Boonmee. Es un lugar en el que los recuerdos son reprimidos. Quiero conectar ese hecho con el chico que lo recuerda todo. En esa escena de la película, los recuerdos de Boonmee y los míos propios se funden.

Fuente: Artículo Oficial

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s