H. R. Giger


http://www.hrgigermuseum.com/

H.R. Giger was born in Chur, Switzerland, in 1940. As a child he developed a strong passion for all things surreal and macabre. His need to express himself and share the unique aspects of his powerful imagination drew him to the visual arts. Giger’s own dreams and the brilliant imagery of such fantastic geniuses as Gustav Meyrink, Jean Cocteau, Alfred Kubin and H.P. Lovecraft combined to form a rich soil from which the amzing imagery of Giger’s own art has come to sprout. It has since bloomed into the vast wealth of exotic women, wondrously bizarre landscapes, and frightening creatures that have captured the fascination of millions of fans worldwide.
Meticulously detailed, Giger’s paintings are usually done in large formats and worked and reworked by this maestro of the airbrush. It was Giger’s popular art book, ‘Necronomicon’, that caught the eye of director Ridley Scott as he was searching for the right look for a creature in his upcoming film. That creature, of course, turned out to be the Alien, and Giger’s masterful designs for the film of the same name garnered him a much-deserved Academy Award.
Giger’s fascinating biomechanical style, that brilliant synthesis of flesh and machine, has been realized not only through his remarkable paintings but also via sculpture pieces, elegantly fashioned furniture, and architectural and interior design projects. His paintings have been displayed in galleries and museums throughout the world.
Giger’s alien aesthetic, his ‘biomechanics’, goes beyond talent, and even art. It enters the rarified realm of the near magical, and certainly the land of genius. The ensuing art is a mere taste of the phenomenal oeuvre that this unique Swiss maestro has created. (hrgigermuseum)

http://www.hrgigermuseum.com/

En 1966 comenzó a trabajar como diseñador de interiores. A partir de 1968 Giger se dedicó exclusivamente al arte y sus primeras obras fueron publicadas hacia 1969, participando también en la parte artística de algún cortometraje, como Swissmade – 2068 (Fredi M. Muller, 1969). Durante esa época mantuvo una relación con la artista Li Tobler, con quien que grabaría varios cortos. El suicidio de su amada en 1975 marcó para siempre la obra de Giger.
Conocido entre el gran público por diseñar y desarrollar junto a Carlo Rambaldi la criatura y algunos escenarios de la película Alien, el octavo pasajero de Ridley Scott (1979, basándose en sus propias obras pictóricas anteriores, como “Necronom V”) por la que le concedieron en 1980 el Oscar al mejor diseño de escenarios.
En el ámbito cinegratográfico también se encargó del diseño del lado oscuro de Poltergeist II (Brian Gibson, 1986), quedando bastante desilusionado del tratamiento que se le dio en la película a sus diseños.[1] Posteriormente colaboró secundariamente y tras prestarse voluntario, en los diseños de Alien 3 (David Fincher, 1992), ya que James Cameron rechazó su participación para los diseños de Aliens, el regreso (1986). También participó en la parte estética de otras películas, como Species (Roger Donaldson, 1995) siendo sus trabajos usados en las portadas de muchos libros y discos. Asimismo, ha realizado trabajos para videojuegos como Dark Seed (1992) y Dark Seed II (1995), aventuras gráficas de ambientación lovecraftiana.
Existe un museo dedicado a H. R. Giger en la ciudad de Gruyères, en Friburgo, Suiza.

http://www.hrgigermuseum.com/

Giger entró en el cine de la mano de Alejandro Jodorowsky, a quien se lo recomendó Salvador Dalí en Cadaqués en 1973, para el proyecto Dune (1973-1977), en el que también estaba, junto a Jodorowsky y Moebius, el guionista y diseñador Dan O’Bannon, que fue quien incorporó a Giger al proyecto de Alien a principios de 1978.

Desde entonces, 1979, Giger fue conocido entre el gran público por diseñar y desarrollar, junto a Carlo Rambaldi, la criatura y algunos escenarios de la película Alien, el octavo pasajero, de Ridley Scott (1979, basándose en sus propias obras pictóricas anteriores, como “Necronom V”). Por este trabajo obtuvo en 1980 el Oscar al mejor diseño escénico.

En el ámbito cinematográfico también se encargó del diseño del lado oscuro de Poltergeist II (Brian Gibson, 1986), aunque quedó bastante desilusionado del tratamiento que se dio en la película a sus diseños. Con posterioridad colaboró secundariamente, y tras prestarse voluntario, en los diseños de Alien 3 (David Fincher, 1992), ya que James Cameron ya había rechazado su participación para los diseños de Aliens, el regreso (1986). También participó en el diseño gráfico de otras películas, como Species (Roger Donaldson, 1995), siendo estos trabajos usados en las portadas de muchos libros y discos. Giger ha diseñado asimismo videojuegos como Dark Seed (1992) y Dark Seed II (1995), aventuras gráficas de ambientación lovecraftiana.

Su trabajo más reciente en el ámbito cinematográfico ha aparecido en la película Prometheus, estrenada en 2012. Ridley Scott, su director, contó con Giger para diseñar los murales que aparecen como algunos de los primeros artefactos del mundo alien en la película.

Giger utilizó mayormente el aerógrafo para crear imágenes surrealistas y paisajes de pesadilla. Destaca también su mezcla de representaciones de cuerpos humanos mezclados con máquinas, descritas por él como Biomecanoides. Estas imágenes contienen un alto grado de fetichismo, a la vez que incorporan simbología sexual un tanto subliminal. En la obra de Giger podemos encontrar la influencia de artistas de tendencia fantástica, simbólica, expresionista u onírica como Johann Heinrich Füssli, Alfred Kubin, Bruno Schulz o de corte surrealista como Ernst Fuchs, Jean Cocteau, Roland Topor o Salvador Dalí, entre otros.

2 pensamientos en “H. R. Giger

  1. Hola, acabo de leer esto:

    Dan O’Bannon, el guionista de clásicos del terror y la ciencia ficción como Dark Star (1974), Alien (1979) o Total Recall (1990), falleció hoy en un hospital de Los Angeles a los 63 años, informó hoy la prensa estadounidense. Antes de escribir junto a Ronald Shusett el guión de Alien, uno de los títulos más famosos del cine de ciencia ficción, O’Bannon debutó con el texto de Dark Star, una de las primeras obras del gurú del terror John Carpenter, su amigo desde que coincidieran en la Universidad del Sur de California. O’Bannon también fue responsable de la edición de ese filme, en el que intervino como actor.
    Antes de embarcarse en la Nostromo, la nave donde transcurría la historia de Alien, trabajó en el departamento de efectos visuales de Star Wars (1977), la primera parte de la saga galáctica de George Lucas. Pero fue el alienígena más amenazador de la historia del cine el que marcó su carrera. Alien definió por completo la carrera de O’Bannon, que mantuvo su nombre en los títulos de crédito de todas las películas posteriores de la franquicia, incluida la última: AVPR: Aliens vs. Predator – Requiem (2007).

    “Con Alien, pensé que como miembro de la audiencia, lo que no ves te asusta más que lo que ves”, dijo O’Bannon sobre la decisión de no mostrar al alienígena en su esplendor hasta la parte final de la película. Tras aquel filme de Ridley Scott, que catapultó al estrellato a Sigourney Weaver, sus trabajos más destacados fueron la dirección de Return of the Living Dead (1985), segunda parte del clásico de George A. Romero Night of the Living Dead, y la adaptación del libro de Philip K. Dick en Desafío Total, con Arnold Schwarzenegger y Sharon Stone.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s