Entrevista de Contracrítica a Lucía Puenzo sobre “XXY”


Por C.G.V y D.R.

“XXY” está basada en un cuento de Sergio Bizzio. ¿Qué te atrajo de la historia de Alex? ¿Por qué quisiste hacer una película sobre su vida?

Leer el cuento de Sergio me hizo acordarme de esa época en la que uno descubre el sexo. Empecé a escribir con esa imagen en la cabeza: el cuerpo de una adolescente en el que conviven los dos sexos.

“XXY” es una película que trata sobre la libertad y muestra – en extremo – el conflicto de identidad que sufre el ser humano en el siglo XXI. ¿Coincidís?

Un amigo, Mauro Cabral (historiador y activista intersex), me decía que más que por la idea de respetar la libertad de elección de la que tanta gente habló en relación a la película, a él lo que más le interesaba era el lugar que le da al deseo. Y yo estoy completamente de acuerdo con él. Quiero decir: creo que no alcanza con decir que hay que respetar cualquier cuerpo, y darle a todo individuo la libertad para hacer lo que quiera con su identidad. A eso la película le incluye la posibilidad de que alguien (en este caso Álvaro) puede enamorarse y sentir deseo por un cuerpo como el de Alex. Perlongher lo decía sin anestesia, fiel a su estilo: “No queremos que nos respeten, queremos que nos cojan”. La frase es brutal, pero no deja de tener mucho de cierto. La búsqueda de una identidad (no sólo sexual) siempre fue central en la vida de cada ser humano, ahí no hay fronteras de tiempo ni espacio.

La película tiene dos escenas fuertes de sexo y abuso. ¿En algún momento dudaste sobre si incluirlas o no? ¿Cuál es su justificación en la historia?

Bueno, tiene una escena de amor (y sexo) y una escena de abuso. La escena del galpón la trabajamos con los dos actores como una escena de amor, interrumpida de una manera violenta (y traumática) al ver al padre de Alex parado en la puerta. Pero antes de ese momento no hay abuso. La escena en los médanos con los tres adolescentes es muy violenta, y surgió de varias charlas que tuve con personas intersex que habían tenido algún encuentro de este tipo en la infancia o en la adolescencia. En todos se repetía esa misma frase de los agresores: quiero ver, queremos ver. Y creo que ese abuso resume todo el peso con el que cargan estos chicos: el secreto, la distancia con sus pares, su cuerpo como lo diferente, lo abominable, cuerpos que tienen que ser normalizados (con cirugías) para poder vivir en una sociedad que se divide de manera binaria (hombres y mujeres) como si no pudiera absorber que hay otras identidades posibles.

¿Por qué elegiste a Inés Efrón para el papel principal?

Estaba buscando a Alex hacía meses, buscando chicos y chicas de entre 13 y 15 años. Mientras la buscaba seguía rescribiendo, y el guión se iba poniendo cada vez más sexual, tenía varias escenas de desnudo y de mucha exigencia para un menor de edad. En algún momento decidí que tenía que encontrar una mayor de edad (Inés tiene 23 años) que pudiera parecer una adolescente sin serlo. Enfoqué la búsqueda hacia actores un par de años más grandes, y ahí la encontré a Inés. Hizo varios castings, pero desde el primero supe que era la actriz perfecta para Alex. Y lo insólito es que era muy diferente al personaje que estaba escribiendo (que era mucho más andrógino y fuerte que Inés, que es femenina y de aspecto frágil). Pero había algo en su mirada, que reúne inocencia y oscuridad al mismo tiempo, que me resultó perturbador y genuino. Eso era justo lo que buscaba.

¿Fue difícil dirigir a actores con formaciones y trayectorias tan dispares? ¿Cómo conciliaste la experiencia de Darín y Palacios con la juventud de Efrón y Piroyansky?

Claramente los 4 adultos y los adolescentes son demundos distintos. Pero eso le hizo bien a la película,porque Alex y Álvaro tienen que estar en otro mundo,su enamoramiento está contado en otro tono aldilema en el que están enredados los padres. Ricardome decía que disfrutaba trabajar con Inés, porque nopodía descifrar su cabeza ni anticipar su tono ni susreacciones. (Que Darín diga eso es un halago paraInés). Y eso lo sentíamos todos: que la mezcla les hacíabien a todos.

¿Cuál fue el momento más grato de la filmación de “XXY”?

Por suerte muchos, me costaría elegir uno solo: tomas o escenas en las que alguno de los actores encontraba algo inesperado, convivir con el equipo en Piriápolis, los domingos -nuestro único día libre-, esperar el material recién revelado que llegaba desde Buenos Aires, ver las primeras escenas editadas (Alex Zito, el montajista, se instaló allá con nosotros). Por varios motivos llegamos al rodaje con pocas semanas de pre-producción, así que las primeras semanas fueron duras, con muchas horas de rodaje, de lunes a sábado, y yo seguía trabajando de noche, casi no dormí en semanas. Pero cuando todo empezó a encaminarse yo comencé a disfrutar el rodaje, hasta de las corridas. Tanto que ya estoy con ganas de filmar la próxima.

¿Cuál fue el momento más difícil de la filmación de “XXY”?

El día que falleció Eduardo (Mignona). Esa noche filmábamos una escena muy importante de la película (la única de Darín con Guille Angelleli en la estación de servicio). Y desde ya detuvimos todo para que Ricardo pudiera volver a Bs. As., pero él prefirió quedarse en Piriápolis, acompañado por su mujer, y trabajar (si no filmábamos ese día Guille ya no podía estar en la película). Y lo recuerdo como un día muy bravo, Ricardo estaba partido, al igual que varios de nosotros.

¿Se siente algo especial al trabajar en familia?

Todo el mundo se rodea de gente de su confianza. En el cine y en cualquier otra profesión. Yo tengo la suerte de que varias personas en mi familia (casi todos) hacen cine. Tener a Nicolás detrás de la cámara (y a varios amigos muy cercanos en el equipo) fue clave cada día del rodaje. Compartían mi entusiasmo con la historia que estábamos contando. Para mí que alguien se plante y me discuta algo es un signo de compromiso, nada es peor que estar rodeada de que no está dispuesta a pelear por lo que creen que es mejor para una toma o una escena. Mi sensación con el equipo y los actores de XXY siempre fue que podía confiar en ellos.

¿Cómo ves al cine argentino hoy por hoy, mejor o peor que hace diez años?

Una cosa es el cine, otra los festivales (y sus modas). Ayer podía estar de moda el cine argentino, hoy el uruguayo y mañana el de Kazakiztán. Hace unos años empezaron a filmar Lucrecia Martel y Lisandro Alonso, dos de los directores argentinos que más me gustan hoy. Por suerte van a filmar muchos años más. Igual, el nuevo cine argentino hace tiempo que no puede seguir apelotonado debajo de un mismo rótulo: no podría tener estéticas, tonos y géneros más distintos.

Además de directora de cine, sos novelista. ¿Qué encontrás en la literatura que no encontrás en el cine?

De todo. En la literatura uno no necesita más que un cuaderno, una máquina de escribir o una computadora (además de inspiración, talento, tiempo y perseverancia, más bien) para escribir. El escritor es todo al mismo tiempo (escritor, director, condicionamientos (más que los que uno invente), es un espacio de absoluta libertad. El cine tiene otros tiempos, hay que hacer coincidir los tiempos de mucha gente… En muchos sentidos el cine y la literatura son hermanos, pero en otros no tienen nada que ver. Hacer ambos es la combinación justa. Si tuviera que elegir me encerraría a escribir.

Además de novelista, sos directora de cine. ¿Qué encontrás en el cine que no encontrás en la literatura?

Un equipo. Después de meses de escritura y silencio quién no quiere estar en un proyecto colectivo, que haya más voces, que opinen. Y además, imágenes en lugar de palabras. Claro que la literatura está plagada de imágenes y el cine de palabras, pero no son de la misma clase: mi sensación es que uno paladea las imágenes (y el ritmo del montaje) al hacer una película como paladea una palabra, una frase y el ritmo de la escritura en un relato literario.

A juzgar por tu actividad, parece que nunca parás un segundo. ¿Qué hacés en tus tiempos libres?

Tengo mucho tiempo libre. Hago un poco de todo, sobre todo leer.

Estudiaste tanto en la Facultad de Filosofía y Letras de la UBA como en lo que hoy es la ENERC. ¿Qué opinión tenés sobre la educación pública de nivel superior?

Puedo hablar de lo que conozco, de Letras y del ENERC. De la educación pública de nivel superior solamente podría repetirte lo que leo en los diarios o los relatos de mis amigos y ex-alumnos, mejor vayan a las fuentes. El ENERC fueron tres años de filmar (y escribir guiones) sin parar. Letras fueron cinco de leer (y escribir monografías) sin parar. Así que viví unos años entre Constitución y Flores, y fue una buena mezcla (todo lo que entraba como teoría salía como práctica). Letras tiene unas cuantas Cátedras y docentes memorables y otros más fáciles de olvidar. Igual, creo que cualquiera que quiera escribir o trabajar en cine tiene que hacer justamente eso: escribir (y leer) o trabajar (y ver) cine. Con la teoría y el estudio solos no alcanza.

¿Cómo manejás la fama y el reconocimiento? ¿Cómo es ser premiada en Cannes?

La semana pasada estaba en casa y llamó Favio para contarme cuánto le había gustado la película. Soy fanática del cine de Favio (y de su música), y que tenga la generosidad de levantar el teléfono y tomarse unos minutos para decírmelo es más que cualquier premio: que a la gente que uno respeta y admira le guste algo que hacés. Una cosa así me hace escribir con más ganas. Todo lo otro, tuve la suerte de que esta película le gustó a mucha gente (y a otros no), y tal vez la próxima no le guste a nadie. ¿Quién sabe lo que puede pasar? Más que concentrarme en las críticas o los premios trato de conectarme con lo próximo que quiero contar.

“El niño pez” (Lucía Puenzo, 2009)

Un pensamiento en “Entrevista de Contracrítica a Lucía Puenzo sobre “XXY”

  1. Pingback: “El niño pez” (Lucía Puenzo, 2009) « Cine Astoria

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s