“Eraserhead” (David Lynch, 1977)



“Eraserhead” en IMDB

Lynch ofreció una propuesta cinematográfica arriesgada y comprometida. Por momentos dentro del campo del cine surrealista iniciado por Luis Buñuel, Lynch plantea una especie de “hard surrealismo”. Viendo UN CHIEN ANDALOU (Un Perro Andaluz-1927) recibimos claros mensajes individuales contrarios a la clerecía, a las instituciones, a la religión, a la hipocresía, etc. Pero con ERASERHEAD tenemos un abanico demasiado amplio y solo podemos atinar a clasificarle dentro del siempre vigente “cine experimental”. Su concepción visual es, dentro del rígido blanco y negro, una obra maestra. Por momentos Lynch juega con el espacio, hay animaciones cuadro por cuadro, hay momentos de poesía fílmica (como cuando Henry hace el amor con su vecina), hay escenas de morbo por doquier (desde casi el principio cuando la madre de su novia besa el cuello de Henry) y, por supuesto, sangre y tripas. La narrativa es también de avant-garde. Durante la primera mitad de la película Lynch se toma su tiempo para mostrar las caminatas de Henry, su subida por el ascensor, sus momentos de reflexión frente al radiador, las miradas con los padres de su novia. A partir de que queda solo con el bebé, los tiempos se abrevian, y tenemos un episodio pesadillesco tras otro. Ambas caras de la misma moneda (el desarrollo lento del principio y el dinamismo del final) se contrapesan de igual manera y son igual de absorventes. Mención aparte merecen los estupendos efectos especiales de la criatura (Lynch nunca hace referencia al tema de que materiales usó para elaborar ese feto antinatural) y su visión, paradójicamente, no es surrealista sino todo lo contrario. Sus movimientos y jadeos, sus gemidos continuos, esas llagas purulentas y el tono de gris enfermizo de su piel son un triunfo del propio Lynch (que se encargó de los efectos especiales en persona). (Cinefania)

eraserhead.jpg

(Foto de la película)

Filmografía David Lynch en IMDB

Eraserhead (Cabeza borradora) es el primer largometraje del director estadounidense David Lynch. Fue estrenado en el año 1977, y protagonizado por el actor Jack Nance.
Se trata de un filme abstracto con escenas oníricas y perturbadoras que generan diferentes interpretaciones. Es considerada una película de culto.

La película presenta una trama poco convencional y la historia se desarrolla ambiguamente entre lo real y lo fantástico. Lo grotesco y lo onírico. Fue filmada en blanco y negro, en un sórdido entorno de decadencia industrial, alrededor del personaje de Henry Spencer (interpretado por Jack Nance), un hombre nervioso y enigmático que trabaja en una imprenta y dice estar de vacaciones. Henry recibe un mensaje de Mary X, su ex-novia, quien le invita a cenar en casa con sus padres. Henry se entera entonces de que ella ha dado a luz a un grotesco ser después de un parto anormal, situación por la cual se ve obligado a casarse. A partir de ese momento, la pareja debe cuidar a la anormal criatura, hasta que Mary, cansada del incesante llanto de la criatura, decide abandonar la casa. Henry queda al cuidado del ser hasta que finalmente decide deshacerse de él.

La película fue filmada a lo largo de seis años, debido a que nadie se interesó por financiar el proyecto. Lynch aprovechó la ayuda dada por el American Film Institute de Los Ángeles, lugar donde desarrollaba sus estudios de cinematografía, para financiar la película, sin embargo este dinero resultó insuficiente, por lo que tuvo que recurrir a familiares y amigos, como Jack Fisk, su amigo de la infancia, quien estaba casado con la actriz Sissy Spacek. Ambos le ayudaron a financiar la película.

Lynch llama a la película su “Historia de Filadelfia” refiriéndose al hecho de que quiso reflejar los temores y la ansiedad que experimentó cuando vivió en dicha ciudad.
Al año siguiente de «Cabeza Borradora», Lynch postuló una continuación al extravagante film, llamada Ronnie Rocket. En esta película, el personaje principal sería un ser deforme, sometido a multitud de operaciones quirúrgicas, el cual, secuestrado por dos científicos buscados por la ley, y “curado” por ellos, debería enchufarse a la red eléctrica cada poco tiempo. Pero lo más extraordinario de esta película serían unos seres, los hombres-donut que, enfundados siempre en una gabardina negra, podían hacer que todo aquel que les cayera mal se comiera sus propias manos, aunque explotarían cuando alguien les dijera que llevaban los cordones desabrochados. (Wikipedia)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s