” Russ Meyer, una vida con curvas y a lo loco ” (Javier Cortijo)


Javier Cortijo (ABC)

Si Russ Meyer hubiera nacido hace 20.000 años, seguramente habría sido el tipo más feliz de la Prehistoria, a base de inmortalizar a cientos de Venus de Willendorf en todas las cuevas y paredes que pillase a mano. Pero no. Nació hace 90 años en San Leandro, California, donde también pululaban bellezas rotundas que él empezó a husmear y espiar con la cámara de 8 mm. que le regaló su madre.

Tal fue el mareo de volúmenes pectorales que el chaval descubrió en ese momento su vocación, a pesar de que la puntilla llegaría algunos años más tarde, según confesión propia: «Al acabar la Segunda Guerra Mundial, intentamos entrar en París y estábamos lejos de nuestra división. Nos encontramos con Hemingway en Ramboullet y su teniente, un caballero portugués, sugirió un local de alterne. Entramos y vimos chicas con grandes tetas. Elegí a la que tenía más, y me lo pasé en grande. Desde entonces nunca he estado con mujeres de pechos pequeños. Prefiero jugar a las cartas».

Esta jugosa anécdota, y muchas otras (aparte de numeroso material gráfico que, no nos engañemos, es lo que interesa en este caso), las va hilando con precisión y amenidad Jorge Fonte en «Russ Meyer. El indiscutible rey del cine erótico», libro recientemente editado por JC y que recorre, con sus valles y sus curvas, la carrera de un cineasta no solo atípico, sino completamente único y reivindicable.

Porque Meyer, aparte de trabajar para «Playboy» en sus inicios y llenar los cines sesenteros y setenteros de carne y silicona gracias a filmes de culto como «Fanny Hill», «Faster, Pussycat! Kill! Kill!», «Vixen», «El valle de los placeres» (su primer filme para un gran estudio, la Fox, además escrito por el crítico Roger Ebert), «Supervixen» o «Más allá del valle de las ultravixens», fue todo un autor, como confesaba en 1985, año en el que el público español le descubrió gracias a una retrospectiva del madrileño festival IMAGFIC: «Desde la primera idea hasta la última dependen de mí. Mis películas son el pensamiento, la perversión y la fantasía de una sola persona, que soy yo».

Todo eso y, aunque parezca complicado, mucho más. Por ejemplo, también fue un pionero en la promoción de sus filmes, con giras por toda América acompañado de sus contundentes chicas. Igualmente, fue un precursor real del feminismo, con mujeronas fuertes, independientes y marimandonas («the bigger, the better» era su lema) como Varla en «Faster, Pussycat!, Kill!, Kill!», Sheila Ross en «Common-Law Cabin», Lady Susan en «Blaksnake!» o SuperAngel en «Supervixens». Papeles de rompe y rasga que se sobredimensionaron merced a los cuerpos hiperbólicos de actrices como Lorna Maitland, Haji, Tura Satana, Uschi Digard, Raven De La Croix o Kitten Natividad.

Ninguneado por la crítica (como mucho, le comparaban con Tinto Brass, Fellini o incluso con un Disney para adultos, aunque su referente animado sería Tex Avery), e insultado y denunciado por las autoridades, Meyer amplió el campo del subgénero sexploitation y sus típicas localizaciones sórdidas, hasta presentar a su hembra en exuberante contacto con la naturaleza («aunque algunas se han quejado porque en el rodaje tienen que tumbarse sobre las zarzas y se arañan el culo», confesó una vez).

Ilustres seguidores

Así era el sentido de la vida para un tipo que marcó a fuego el estilo de cineastas como John Waters, Brian De Palma o Quentin Tarantino (principalmente en «Death Proof») y que supo sacar beneficio de su fetichismo y optimismo, a pesar de sus turbulentas relaciones sentimentales y de que pasó sus últimos años de existencia inmerso en proyectos monumentales, como su autobiografía («A clean breast») y un macrodocumental inconcluso («Pandora Peaks»), antes de caer presa de la demencia senil y fallecer el 18 de septiembre de 2004.

Ideario: «Yo no hago pornografía, es lo más bajo, la alcantarilla, lo más cutre. Mis chicas no querrían trabajar conmigo ni mis películas podrían verse en buenos cines o festivales si hiciese porno. No me gusta ni como espectador, porque ni siquiera veo películas de ese género».

Moraleja: John Ford se limitaba a poner la cámara a la altura de los ojos. Meyer, un poco más abajo. Cuestión de perspectivas.
Russ MeyerRuss Meyer nació en San Leandro, un pueblo cercano a Oakland, California, hijo de William Arthur Meyer, un oficial de policía hijo de emigrantes judíos alemanes, y Lydia Lucinda Hauck Howe, enfermera. Ambos, por tanto, de origen germano americano. Sus padres se divorciaron poco después de su nacimiento y él perdió prácticamente el contacto con su padre. Preguntado por la influencia judía (por parte paterna) en su obra, respondió: “cero.” Es decir, ninguna influencia.1

Cuando Meyer tenía 14 años su madre le regaló una cámara de formato 8 mm. con la que realizó una serie de películas amateur a los 15 años. Al fin de su adolescencia comenzó a visitar asiduamente teatros burlesque, que marcarían su posterior desarrollo profesional. En 1942 fue enrolado y sirvió durante la Segunda Guerra Mundial como camarógrafo en la 166th Signal Photo Company, que era una unidad fotográfica de la 89ª División del general George S. Patton, filmando importantes batallas, que fueron presentadas en los noticiarios de la época y posteriormente incluidas en la película Patton (1971). De regreso en Oakland en 1945, trabajó realizando películas institucionales, y fotos fijas para largometrajes como Gigante (1956), pasando a convertirse en un fotógrafo de glamour, trabajando entre otros para la revista Playboy de Hugh Hefner. Allí conocería a la modelo Eve Meyer, que se transformaría posteriormente en su esposa.

Esta colaboración abrió una etapa en su vida y empezó a trabajar como director de películas de Russ Meyer 2destape americanas (nudie films). Se puede decir que sus películas eran más eróticas que pornográficas, y suelen tener como protagonistas a mujeres de grandes pechos, sobre todo en sus últimas películas a las que dedicó exclusivamente esta visión. Sus descubrimientos fueron la actrices: Kitten Natividad y Uschi Digard. Escribió el guion de la película Beyond the Valley of the Dolls en colaboración con el crítico de cine Roger Ebert. Faster, Pussycat! Kill! Kill! se considera como una de sus películas más grandes o al menos la más representativa de su estilo, con la actuación de Tura Satana. El último filme fue Beneath the Valley of the Ultra-Vixens (1979) y es considerada como una de las más divertidas. (W)

Meyer murió en su casa de Hollywood Hills debido a unas complicaciones de pneumonia y demencia.

“Mudhoney” (trailer)

“Supervixens” (trailer)

Russ Meyer 3Russ Meyer was born in San Leandro, California to William Arthur Meyer, a German-American police officer father and Lydia Lucinda Hauck Howe, a homemaker. His parents divorced shortly after his birth and he was to have virtually no contact with his father during his life. When he was 14, his mother pawned her wedding ring in order to buy him a 8mm film camera. He made a number of amateur films at the age of 15, and served during World War II as a U.S. Army combat cameraman for the 166th Signal Photo Company. It was there that Meyer would forge his strongest friendships and ask many of his fellow combat cameramen to work with him on his future films. Much of Meyer’s work during World War II was considered some of the finest combat footage ever shot[citation needed]; excerpts can be seen in newsreels and Patton (1971).[1] Upon returning to civilian life, he made industrial films and became a well known glamour photographer, which included work for Hugh Hefner’s newly launched Playboy magazine. Meyer would shoot three Playboy centerfolds during its early years, one of which included his wife Eve Meyer in 1955 and a pictorial of then-wife Edy Williams in March 1973. (Wikipedia)

Faster, Pussycat! Kill! Kill! (trailer)

Russ Meyer en IMDB

Russ Meyer 6

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s