“3:10 to Yuma” (Delmer Daves, 1957)


 

 

3:10 to Yuma is a 1957 American western film starring Glenn Ford and Van Heflin and directed by Delmer Daves. The film was based on the short story by Elmore Leonard. The film was well received on release and is still highly regarded today. A remake of the film starring Russell Crowe and Christian Bale and directed by James Mangold was released in 2007. The title song, “The 3:10 to Yuma”, was sung by Frankie Laine.
In the Arizona Territory of the 1880s, rancher Dan Evans and his young sons witness a stagecoach holdup. When the driver, Bill Moons, overpowers one of the robbers and uses him as a human shield, Ben Wade, the leader of the gang, callously shoots both men.
Wade and his men stop at the saloon in nearby Bisbee, Arizona, posing as cowhands. When Wade stays to seduce the pretty barmaid Emmy, he is captured, but his henchman Charlie Prince gets away with the news. The townspeople fear what his men will do, so the town marshal decides to have two volunteers sneak the prisoner to Contention City to catch a train, the 3:10 to Yuma. Mr. Butterfield, the stage-line owner, offers $200 for the dangerous job. Desperate after three years of drought, Dan jumps at the opportunity, but the only other man interested is the town drunk, Alex Potter. When no one else steps forward, the marshal reluctantly accepts them.
Wade is placed on a stagecoach, which then stops (in view of some of the gang) for a faked repair; the outlaw is secretly taken off while the stage continues on with an imposter, in the hopes that by the time the outlaws figure out what has happened, it will be too late. Wade is taken to Dan’s ranch, where Dan’s devoted wife Alice serves supper to the family and their “guest”.
Dan, Alex and Wade leave under cover of darkness, reaching Contention City at daybreak. Butterfield has reserved the bridal suite at the hotel. While they wait for the train, Wade tries several times to bribe Dan into letting him go, his interest in Dan seeming to go beyond a simple exchange of freedom for cash. Dan is greatly tempted. The local sheriff is out of town, but Butterfield hires five men to help escort the prisoner to the train.

Things go awry when Bob Moons barges in unexpectedly and threatens to shoot his brother’s killer. Dan wrestles his gun away from him, but in the struggle, it goes off. Downstairs, Charlie Prince, who has also come to Contention City, hears the gunshot, and spots Wade in a window. Charlie is seen riding off to fetch the rest of the gang.
The men Butterfield recruited watch as seven riders enter the town. Not liking the odds, they retreat, leaving only Dan, Alex and Butterfield. When Alex goes out to reconnoiter, he spots one of Wade’s men on a rooftop opposite the hotel. Alex calls out, warning Dan, but is shot in the back by Prince. The gang hangs the wounded Alex from the lobby chandelier, killing him. Butterfield decides that maintaining Wade as a prisoner is not worth the risk, and releases Dan from his obligation. Alice arrives and also tries to change her husband’s mind, but he is committed: “The town drunk gave his life because he believed that people should be able to live in decency and peace together. You think I can do less?”
When the clock strikes three, Dan escorts Wade out the back door. Gang members take shots whenever they can without endangering Wade, but despite their best efforts, they cannot stop the pair from reaching the platform, where the train is waiting. Finally, the outlaws emerge to confront Dan as the train starts to leave. Charlie shouts for Wade to drop to allow them a clear shot at Dan. Instead, Wade unexpectedly tells Dan to jump into the passing baggage car. They jump together. The gang starts to run after the train, but Dan shoots Charlie and the rest then let it go. Wade explains himself, saying he felt he owed Dan for protecting him from Bob Moons in the hotel room, and confidently claiming he has broken out of the Yuma Jail before (implying he can do so again), but whether these statements reflect his true motivations and prospects is not clear. Alice sees Dan safe on the train as rain pours down on her, breaking the long drought. (Wikipedia)

Medalla roja al valor
Cuando comienza un western, una gran panorámica del Monument Valley o del clásico desierto norteamericano siendo surcado por una pequeña diligencia perdida en la inmensidad del monumental paisaje que tenemos ante nosotros. Probablemente, luego sonará el tema principal de la película y nos dispondremos a ver llegar a dicha diligencia a un pequeño pueblo del oeste, con su cantina, su salón y su burdel, además de una iglesia si es un pueblo sacado de una cinta fordiana. El tren de las 3:10 es un western de esos llamados psicológicos en los que presenciamos un tenso thriller camuflado de película del oeste, pero en la que la acción transcurre en un corto período de tiempo, y donde se huye de los grandes espacios abiertos y panorámicas que aprovechan todo el potencial del cinemascope que proporciona habitualmente este género para resguardarse en pequeñas casas y habitaciones asfixiantes que ahogan a los personajes encuadrados en frenéticos primeros planos, adentrándolos en situaciones extremas que suelen concluir con un catártico final en consonancia con toda la tensión acumulada. ¿Qué diferencia, por tanto, a la brillante cinta de Delmer Daves del clásico fordiano, aún teniendo un comienzo que podría catalogarse de prototípico, o de la hawksiana Río Bravo, con ingredientes parecidos? Quizás ese desencanto y ese cinismo que transmite el guión, esos personajes que se mueven por dinero y por dignidad más que por bondad, la interrelación y empatía que se establece entre el protagonista y el criminal, y la increíble puesta en escena del realizador, quien entrega aquí un ejercicio de estilo cercano al expresionismo alemán que anticipaba ese western crepuscular que tanto furor causaría de los años 60 en adelante, y que tan alejado estaría en ideales del western clásico que inauguró Ford con La diligencia.Es un viaje interior de un perdedor buscándose a sí mismo para probar su valentía tras haber sido humillado ante sus hijos por ese matón con más pinta de miembro de la mafia calabresa que de cowboy interpretado de forma portentosa por Glenn Ford. Y es que aquí, el personaje encarnado por un magnífico Van Heflin no busca la gloria, si no dinero, lo que le hace colocarse en una posición que no dista demasiado del criminal Ben Wades. El contraste con el héroe clásico es notable, y esa figura del caballero andante que detenía solo al malvado se borra de un plumazo en la sensacional secuencia de la detención al comienzo del peligroso ladrón. Visto esto, la cinta nos sitúa en un interesante punto en la que el personaje de Ford tendrá un aire que, si no es más romántico y honorable, si que pone en un aprieto al espectador debido a la extraña dualidad entre bien y mal que lleva consigo, siendo un personaje con una moralidad un tanto dudosa, capaz de asesinar a alguien pero pedir para dicho cadáver un entierro digno en su ciudad. Es alguien con sus propias reglas, un código propio.
spoiler:

El brillante juego de caracteres entre cazador y presa, la sensación de dependencia, casi amistad, empatía, que se crea entre ambos, es el motor de toda la cinta, las constantes ofertas del prepotente Wade y las dudas del honrado Dan Evans, tentado por el demonio en forma de cínico y carismático asesino. Gracias a esta relación, la película nos otorga la oportunidad de ver un soberbio duelo interpretativo que se verá un poco minimizado al final con una conclusión un tanto distante y poco coherente con lo mostrado hasta ese momento, haciendo que la película tenga su único fallo en ese final que empaña el brillante trabajo realizado por el guionista.

Pero analicemos fríamente la gran construcción de la historia que el escritor realiza, puesto que es lo más importante. Mezcla de western y un thriller que por momentos es puro cine negro, nos encontramos con un intenso estudio de personajes rara vez visto en este género. Dentro de esta muestra de cine de género, encontramos también un poderoso drama dentro de la aparente destrucción de esa familia consumida por las deudas y el hambre, y los celos, viendo la mujer de Dan en el personaje de Wades una especie de escapatoria a su rutinaria y mediocre vida, una evasión y una vuelta a la juventud en una ciudad donde era hija de un importante capitán de barco. A través de ello, Wades descubre las ventajas de la vida sedentaria, la maduración de su personaje se produce justo cuando deja a la joven Emmy en la taberna del pueblo y prueba un poco de estofado casero en compañía de la familia Evans, donde despierta la curiosidad de los niños como si de un personaje novelesco se tratase. Es, por tanto, un choque de costumbres, ya que, como alguien decía, el western es el género donde se dan la mano mito y realidad. A partir de aquí, el brillante manejo del director por parte de la historia enclaustra a los personajes en un pequeño hotel en el que llegará el momento definitivo del encontronazo entre ambos, donde surgirá la lealtad y Dan deberá luchar contra sí mismo y contra su presa, mostrando los mejores momentos de la cinta en la que los miedos aflorarán y la lealtad será más necesaria que nunca. Y es la lealtad, precisamente, aquello que hará cambiar de motivación al protagonista, consumido por las dudas y la soledad en búsqueda de ese cometido. Y es aquí donde la cinta falla, un clímax que, si bien es correcto y mantiene el suspense, tiene formas algo tramposas, algo disonantes con el tono y las ideas transmitidas por la película, concluyendo durante el tiroteo de rigor comercial que hacen que no hablemos de una película simplemente perfecta, rompedora en términos argumentales y estilísticos y que supuso un paso de maduración enorme para un género que tendría posteriormente una visión rupturista que es la que ha llegado hasta nuestros días. Tony Montana (Crítica FilmAffinity)

Un pensamiento en ““3:10 to Yuma” (Delmer Daves, 1957)

  1. Excellent post. I was checking constantly this
    blog and I’m inspired! Very helpful info specially the ultimate part :) I handle such information much. I used to be looking for this particular information for a very long time. Thank you and best of luck.

    Me gusta

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s